annita-smiles-aprendiendo-a-volar

Annita: Aprendiendo a volar

Annita huele a sal y verano, a noche de primavera, a domingo por la mañana. Huele a carcajadas de madrugada, a ‘súbeme la radio’… como energía en movimiento. Ella huele a todo lo bueno.

Estoy en deuda con quien pone orden ahí arriba (o allí abajo), al que mueve los hilos y conecta almas. Soy realmente afortunado. Annita es de esas personas que se cruzan en tu vida sin previo aviso y que una vez han llegado es para quedarse.

Con Annita la vida te sonríe. Da igual lo horrible que haya sido tu día, lo profundo que hayas tenido que descender a los infiernos. Con ella vuelve a salir el sol. Cruzar del pasillo al salón es entrar a un parque de atracciones. Te recibe escondida tras su portátil, móvil en mano y con el té infusionándose en un bote de legumbres. ¿Perdona? Cuando levanta su mirada esos pensamientos que te dejaban gris y durante el día pesaban tanto han desaparecido, se han esfumado.

Annita no está en mi árbol genealógico pero es familia, de la cercana, la que eliges.

La vida nos ha puesto a prueba con una semana de diferencia. El camino se preveía angosto y escarpado, con Annita se parece más a un paseo en bicicleta. Está siendo difícil y durísimo, pero donde sólo había sombra ya entra luz. A veces tiene el dardo en la palabra y te dice lo que no quieres oir. Después de esa bofetada todo cobra sentido. Ya puedo asomarme al abismo, dejarme caer. Ahí estará ella, con su sonrisa, con su energía, con su abrazo…

En unos días se va y lo hace sin billete de vuelta, sin marcas en el calendario. Un viaje a la India donde verán la luz muchas respuestas a preguntas aún no formuladas. La admiro, es una guerrera con una mochila a cuestas, sin miedo a la incomodidad, sin preocupación por lo desconocido… La envidio, allí cobrarán sentido muchos pensamientos acumulados. Yo me quedo guardando el fuerte pero también hago ese viaje.

La echaré de menos. Me quedo sin despertador, sin tortitas de maiz… durante unas semanas nadie se beberá mi leche ni se comerá mi chocolate a escondidas. Cuando en el sonos pulse play no lo haré con el alma en vilo por si suena reaggetton. Ella no estará pero en casa seguirá siendo verano.

Quiero dedicarte unas palabras querida amiga, no son mías pero dicen lo que deseo para ti…

Mereces la vida, una buena vida.
Mereces amor, un amor en abundancia.
Mereces la buena salud.
Mereces vivir confortablemente y prosperar.
Mereces la alegría y la felicidad.
Mereces la libertad de ser todo lo que puedes ser.
Mereces más que eso.
Mereces todo lo bueno.

Te quiero peque, te quiero mucho…

 

3 Comments
  • Pia Vargas
    Posted at 23:46h, 26 enero

    Hermoso texto. Les felicito por esta bella amistad.

  • Annita smiles
    Posted at 09:46h, 27 enero

    Oscar… como muchas veces te digo , soy una afortunada , tengo suerte de tenerte, gracias a ti he podido hacer realidad esa frase de vive tu sueño y no sueñes tu vida, siempre me reviviste con brazos abiertos, me lo has dado todo y siempre sin interés alguno , me abriste el corazón y las puertas de tu casa. la vida me cruzo contigo porque nos necesitamos y complementamos el uno al otro. Y este escrito me ha llenado de amor, te voy a echar mucho, mucho de menos … prométeme que cuando me vaya te harás un zumito de naranja, limón y jengibre al despertar y que seguirás con tus buenos hábitos , yoga, entreno y amigos . Te quiero , En un mes estoy de vuelta . Vuela y cuídate mucho . Antes de irme bailaremos el nuevo Hit del verano 2018 😎✨

  • Sandra Rosalen
    Posted at 19:05h, 03 febrero

    Wuauuuuu! Preciós Oscar! Y sí, lo comparto! Es pura luz Annita. Petons amoret

Post A Comment