Mandala de Masca - Tenerife - Diciembre 2018 - Moebius Exists

¿Por qué no te basta? – Esa mirada imposible

Fue su mirada lo primero – y casi lo único, es verdad – que atrajo mi atención. No pudo ser casual, pues es la mirada como la expresión más concentrada de uno mismo, su propia manifestación. La única parte de nuestro cuerpo que forzosamente debemos ignorar, aunque sea ella la protagonista de casi todas nuestras relaciones, aquella que mejor plasma la profundidad de nuestros deseos, el fondo mismo de nuestro ser. El resto de la figura es, si me apuras en ello, como el escenario donde aquella mirada viene a mostrarse: nada importa tanto como ella misma; y, a veces, una sola mirada vale la eternidad del mundo. Los amantes, los enemigos más enconados, todos quedan siempre más acá y más allá de la mirada. No tenemos otra forma de poseer lo que es distinto; el mundo mismo es el ámbito que una mirada crea. Cuando cerramos los ojos, cuando dejamos de vernos, ya no existimos. Si no me hubiera turbado jamás con la suya, si no me hubiera conjurado a ser un elemento más de su propio mundo, no existiría para mí y me habría así evitado el dolor que ya desde este instante supone olvidarme de esa mirada imposible. Es por esto que también la mirada es una maldición y un castigo; y la ceguera, en algunos casos, no una pena, sino una salvación…

No Comments

Post A Comment